Posts Tagged ‘estreno cine’

… DE MONSTRUOS, TRAICIONES…

un-monstruo-viene-a-verme-dibujo
   Que Juan Antonio Bayona es un excelente director/realizador ya lo sabíamos. sus dos grandes éxitos hasta ahora “el orfanato” y “Lo imposible” le avalan. Ahora con “Un monstruo….” parece que pese a su juventud ha pasado a ese restringido club de estrella de la industria del cine
  Lo que se ha evidenciado con  “Un monstruo viene a verme”, es que en sus películas es un maestro en el arte de producir el llanto a todo el que, con la complicidad de una campaña publicitaria digna de un film norteamericano va predispuesto al cine a participar en unas de sus orgías lacrimógenas.
Normalmente los espectadores durante la peli, lloran para adentro como cuando estas en un sitio publico o con gente que no es de tu absoluta confianza y de pronto notas que una porción de gas de tu intestino lucha por salir de tu cuerpo sin previo aviso. En ese momento, todo tu cuerpo pelea  contra ello con mas o menos éxito. Llorar y peerte en publico estan mal visto, por eso los llorones de cine se cuidan mucho de no ser vistos.
Ahora y gracias a Bayona, los espectadores no ocultan sus lagrimas, todo lo contrario,  muestran con orgullo a la salida del cine el preciado fruto de su sufrimiento escenificado en un llanto de telenovela. Es mas, alardean obscenamente de ello. porfiando con otros sobre quien lloró mas o desde que minuto le sobrevino la llantina, cuantos clinex has usado…, Incluso  mostrando su extrañeza, si dices que desde  “Capitanes intrépidos” no has vuelto a llorar en el cine.
Los medios  al servicio de la propaganda. Un pedro Piqueras con el rostro desencajado nos invita a verla, pero nos advierte de la necesidad de ir bien pertrechados de clinex.  Lo dice el  mismo,  que casi sin inmutarse, unos minutos antes nos enseña la agonía de cientos de seres humanos, ahogándose en su intento de cruzar el mediterráneo para seguramente ser devueltos al infierno del que proceden Así que el mismo día del estreno ya estaba yo en la sala, dispuesto a que ocurriera  lo inevitable. llorar a moco tendido en  medio de un Tsunami de lagrimas.  No fue así, ya llevaba un buen rato de peli y ni una lagrima.
A mi alrededor el espectáculo era,  no se si calificarlo de dantesco o grotesco , personas de todo tipo mujeres, hombres, chicos y mayores, todos con ojos vidriosos. Una pareja en especial me llamó la atención. Se estaban zampando un cubo (literal) de palomitas cada uno mientras desconsoladamente se deshacían  en lagrimas, eso si, no pararon de comer hasta que no acabaron con todas. A esas alturas la película, había perdido todo interés para mi , estando mas atento de ver si ese individuo se comía todo o reventaba,  por lo que realmente no puedo hablar ni bien ni mal de esta peli. Seguramente estaré equivocado, pero salí del cine con la misma sensación que suelo tener una tarde de  Sábado después de haberme dormido el bodrio de turno que pongan en la tele.
 El mismo rollo y  mas o menos el mismo argumento (indispensable : niño que sufre un montón, (no olvidar incluir algunas escenas de acoso escolar),  madre a punto de palmarla, padre divorciado que generalmente pasa de él y suele tener  otra vida cuanto mas lejos mejor, abuela odiosa. Si no tienen a mano un árbol  que hable y reconduzca la situación ayudando  al chaval a aceptar la pura y dura realidad.  La misma que el espectador intuye desde el minuto uno.  nos puede sacar del trance alguna enfermera sabionda  o enfermo que tambien  va a espicharla. . Con estos mimbres y unos excelentes efectos especiales, una música de fondo  que sea lo suficientemente triste y algún actor o actriz de jolibú para darle proyección internacional (lo que viene siendo vender mas entradas y ganar mas pasta). Con todo ello, digo, ya tenemos película.

Aunque para llorar de verdad, y empatizar con el protagonista, yo prefiero una de Pedro Sanchez, donde unas buenas dosis de envidias, traiciones, ambición y ganas de protagonismo de un actor conocido por todos  (le llamaremos señor X), se le aparece a Pedro cada día a las doce de la noche y no precisamente para ayudarle a encontrar la verdad. ¡¡¡ Eso si que sería un peliculón !!!