FELIZ NAVIDAD DE TUSITALADECAI

TUSITALADECAI
Giotto
Share

“El Nacimiento de Jesus ” de Giotto Di Bondone

 

¡Feliz, feliz Navidad,

la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia,

le recuerde al abuelo las alegrías de su juventud,

y le transporte al viajero a su chimenea y a su dulce hogar!

CHARLES DIKENS

 

 

 

Breve apunte sobre la vida y obra de Giotto Di Bamdone

Durante siglos, el espacio en que los artistas situaron sus historias había sido abstracto. Con Giotto di Bondone (1267-1337) las figuras se situaban en un espacio embrionario pero verdadero. En sus obras el tamaño de la arquitectura es irreal: si bien es simbólico, resulta desproporcionado respecto a las figuras. Esta característica puso de manifiesto el cambio de mentalidad de finales de la Edad Media y sentó las bases para el desarrollo del arte renacentista. Lo totalmente nuevo en Giotto es que la conquista de lo real, la búsqueda por encontrar un acuerdo entre lo divino y, La Divina Comedia

Cuenta Vasari que cierto día, el pintor florentino Cimabue iba caminando por el campo cuando observó sorprendido a un joven pastor, apenas un niño, que pintaba con tiza blanca e inusual soltura unas ovejas sobre una roca. Al preguntar el maestro por su nombre, el crío respondió: “me llamo Giotto, y mi padre se llama Bondone”.

Sea cierta o no esta anécdota, lo cierto es que nos sirve para realizar una primera aproximación a Giotto di Bondone (1266-1337), el pintor que, con sus dotes inusualmente imaginativas, sus novedosas iconografías, y su destacable amor por la naturaleza y la expresión humana, revolucionó el Arte occidental hasta el punto de que se le considera, no sin razón, el primer nombre de la pintura europea, ensalzado por sus contemporáneos Dante, Tetrarca y Boccaccio. A su muerte, acaecida en 1337, a la edad de 70 años, dejó una escuela con discípulos de categoría (Bernardo Daddi, Taddeo Gaddi.) que encauzaron la pintura florentina hasta la llegada de los grandes maestros cuatrocentistas.

Las primeras obras de Giotto, aún muy cercanas a Cimabue, ya comienzan a mostrar abiertamente algunas de sus características pictóricas originales: es el caso del Crucifijo de la Iglesia de Santa Maria Novella, en Florencia (entre 1290-1295), donde la humanización de la figura de Cristo se aleja brutalmente de los crucifijos bizantinos.

La primera obra maestra de Giotto son los frescos que realiza en la Iglesia superior de la Basílica de San Francisco en Asís, entre 1296 y 1300, basados en La leyenda de San Buenaventura. Sin embargo, estas obras no alcanzan la perfección de los frescos realizados para la Capilla Scrovegni , en Padua, donde, además de la calidad individual de cada escena (desde el dramatismo de la Matanza de los Inocentes hasta los misteriosos rostros de las mujeres en El encuentro de San Joaquín y Santa Ana ) se añade el valor de la concepción espacial del conjunto de la Capilla. Giotto pinta otra nueva serie de frescos para la Iglesia de la Santa Croce , ya en su madurez (c. 1325)

Además de los frescos, Giotto realizó varias pinturas sobre tabla, destacando la Madonna en majestad (conocida como la Madonna Ognissanti ) en el que el rostro de la Virgen , lejos de la frialdad e inexpresividad hierática de las madonnas bizantinas, muestra una expresividad que sugiere la posibilidad de que haya sido tomado de una modelo de la época.

También se sabe que Giotto destacó en el campo de la Arquitectura, recibiendo el encargo del campanile de la Catedral de Florencia, aunque probablemente no llegó a realizar más que los bocetos

Giotto es a la pintura trecentista italiana un fenómeno al cual todos intentan seguir pero nadie consigue alcanzar, ni mucho menos superar, hasta la aparición de Fray Angelico y los primitivos flamencos de comienzos del siglo XV.

 

images-1capilla-scrovegni-giotto-presentacin-edificio-y-series-temticas-de-frescos-1-728

Comments (4)

  • Querido Salva, he recibido varías felicitaciones esta Navidad con pinturas del Nacimiento de Jesús pues tengo que decirte que ninguna me ha impactado tanto como esta.
    No conocía ni el cuadro ni a su autor aunque por sus colorido sospechaba que el autor era flamenco, error pero con tu comentario de esta obra y su autor he visto que sería un precursor de la pintura flamenca.
    Me gusta mucho por los colores que utiliza ,el azul es precioso ,casi hipnótico, al menos para mí y le da al cuadro mucha alegría, no propio de su época.

    1. Ana, la verdad es que yo tampoco conocía a su autor, a pesar de la importancia que tuvo en la transición de una para mí oscura y lúgubre Edad Media a la época Renacentista llena de color . Fue como pasar de la tele en blanco y negro al color de las actuales.
      Salva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *